"Estamos intentando hablar de la sostenibilidad a través de la cultura" | Corresponsables.com España

"Estamos intentando hablar de la sostenibilidad a través de la cultura"

06-10-2017

"Un festival de cine sobre sostenibilidad es esencial"

Este viernes comienza la tercera edición de Another Film Festival. ¿Habéis notado un aumento de participación e interés respecto a la primera?

¡Sin lugar a duda! Desde nuestra primera edición hemos pasado de considerar unos 80 títulos a más de 200. Creo que se debe a dos cosas básicas, hemos ido creciendo y el interés (o preocupación) de los cineastas sobre los temas de sostenibilidad ha ido en aumento. Este año por primera vez hemos sumado un concurso de cortos, “Rueda por el cambio”, en el que han participado más de 650 cortometrajistas. Podéis ver los 22 seleccionados en nuestra página web. De hecho, hasta las vísperas del festival estos cortos aspiran al Premio del Público a través del mayor número de visitas.

En cuanto al interés del público también vemos un crecimiento. El año pasado contamos con más de 2.000 personas durante el fin de semana y este año esperamos unas 3.500. Aunque algunos proyectan más, prefiero ser cauta.

 

¿Cuál es el perfil del público asistente y qué temática suele tener mejor acogida?
Deseamos dirigirnos a un público lo más amplio posible ya que la sostenibilidad es responsabilidad de todos. Creo que lo estamos consiguiendo gracias a la diversidad de las temáticas tratadas en las 15 películas que componen la programación, así como con las actividades. Además del cine, ofrecemos un amplio espectro de actividades que van desde clases de yoga hasta un panel de gobernanza ciudadana pasando por la presentación de empresas sostenibles, encuentro para profesionales del cine y talleres para niños.

El resultado de esta combinación es un público muy variado, con un interés por informarse y educarse sobre los retos medioambientales a los que nos enfrentamos. Empezamos a ser muy conocidos también por los debates que planteamos después de cada proyección.

 

¿Cuáles son las ideas que quieren hacer llegar al público y cuál es el feedback que reciben?

Hay un mensaje esencial que queremos hacer llegar: existe otra manera de vivir, mucho más coherente con los recursos disponibles del planeta en el que vivimos, no es imposible ni es utópico. Un pilar esencial que procuramos fomentar es la solidaridad, se habla poco de este último pero resulta esencial para un cambio real. Tenemos que cambiar de rumbo juntos. Cada uno desde su  lugar y área de trabajo, pero definitivamente juntos.

Para bien o para mal las imágenes que mostramos, gracias a las películas de documentalistas arriesgados, son muy impactantes y rara vez dejan indiferente. Ver las consecuencias de nuestros actos son imágenes imborrables. No son pocas las veces que nos comentan que por nuestra culpa han tenido que cambiar hábitos. Eso, aunque para los acompañantes a veces sea complicado, confieso que nos resulta muy gratificante.

 

¿Qué corto o largometraje ha tenido más repercusión social?

Hace dos años estrenamos en España True Cost, de Andrew Morgan. Creo que su repercusión fue muy fuerte porque era la primera vez que se hablaba del verdadero coste de la ropa. Desde la producción de la materia prima (algodón transgénico) a su desecho en las ciudades más pobres de Haití, pasando por los procesos de producción extremadamente tóxicos en Asia y sumando el impacto del transporte de un lado a otro. Jordi Évole hizo una pieza meses después que reiteró la importancia de prestar atención a esta industria y Greenpeace ha realizado campañas al respecto. Todo esto ha supuesto un fuerte rechazo de la fast fashion y por contrapeso un auge de la slow fashion.

En nuestra segunda edición el documental Freightened impactó muchísimo una vez más por descubrir una industria a la que no se había prestado suficiente atención: el transporte marítimo. La cuidada cinematografía y la intensa investigación del documental dirigido por Dennis Delestrac abrieron un gran debate del que creo que no vamos a dejar de oír por un tiempo.

 

¿Algún trabajo presentado en el festival ha dado pie a la puesta en marcha de alguna iniciativa relacionada con el cuidado del medio ambiente?

Cada vez son más los documentales que van acompañados de una campaña específica con algún objetivo de impacto/cambio social con el fin de promover la acción de quienes lo ven y así generar una masa crítica que además de ser audiencia sea movilizada para aportar su parte a un cambio social. De ahí que este año sumemos un encuentro profesional, #DocImpacto, que aúna documentalistas y empresas del tercer sector para ayudar este impulso.

El año pasado Racing Extinction de Louis Phsyios llevó a cabo una campaña con notorios resultados, #chooseonething consistía en elegir un hábito que vas a cambiar y compartirlo. Actualmente siguen haciendo muchos esfuerzos para seguir comunicando la desenfrenada extinción de las razas. True Cost también ha sido partícipe de muchas campañas como por ejemplo #dedondevienemiropa.

 

¿Por qué es necesario un festival de cine de este tipo y por qué han apostado por utilizar este canal para hablar y transmitir sobre sostenibilidad?

Un festival de cine sobre esta temática es esencial. Al igual que las demás artes, el cine es un reflejo o incluso ilustración tanto de la sociedad como del momento histórico en el que vivimos. Esa era del antropoceno de la que nos hablan desde hace ya unos años. Ahora mismo existe un auge en cuanto a temas de sostenibilidad y desgraciadamente las vías convencionales de distribución audiovisual (cines, televisión, VOD etc…) no están dando suficiente lugar a estos contenidos. De ahí que estos festivales se conviertan en una necesidad.

Es cierto que las plataformas digitales empiezan a tener secciones especializadas, pero entre tanta oferta pueden perderse documentales muy relevantes a la época en la que vivimos. Usamos el cine como herramienta transmisora de mensajes porque,  aunque suene a tópico, una imagen vale más que mil palabras, es sin lugar a duda la herramienta del s. XXI. Además el trabajo de investigación de los documentalistas nos acerca a la comunidad científica, así como a reportes oficiales e independientes que posiblemente no leeríamos. Es un medio accesible a todo el mundo y un buen punto de partida para reflexionar y debatir.

 

¿Cómo es la gestión de la RSE de las empresas patrocinadoras y colaboradoras del evento?

Somos muy coherentes en cuanto a la elección de nuestros patrocinadores y colaboradores. La tarea de levantar un festival se vuelve aún más difícil pero no toleramos otra manera de hacerlo. Nos mantenemos al margen del greenwash. Buscamos empresas que no solo ofrezcan productos alternativos sino que lo hagan impulsando el triple balance: económico, social y medioambiental. Ahí donde no lleguemos a verlo claro contamos con colaboradores como WWF que nos aconsejan a lo largo del camino ya que su trabajo junto a las empresas les permite tener una visión más transparente que la nuestra.

 

¿Cuáles son las claves de una comunicación responsable exitosa?

Efectivamente es un tema peliagudo. Si uno es pesimista puede inducir al status-quo, si uno es optimista también. Hay que encontrar un punto medio donde se transmita la urgencia de actuar con la posibilidad de cambio. El último informe de la Fundación Alternativas sobre la sostenibilidad en España comenta una cosa que nos ha ayudado mucho a comunicar la realidad, y es que la pregunta que debemos hacernos no es si es demasiado tarde para actuar en nombre de la sostenibilidad, en realidad debería de ser, como plantea Robinson, cuánto vamos a salvar, qué parte de la biosfera, los ecosistemas, las especies...

La sostenibilidad significa asegurar que siga habiendo opciones y por tanto se trata de salvar lo que podamos. Es por este preciso motivo que reforzamos las proyecciones de los documentales con coloquios entre expertos y audiencia. No se puede lanzar un mensaje sin arroparlo, explicarlo y cuestionarlo.

 

 ¿A qué retos se enfrenta Another Way Film Festival a medio o largo plazo?

No olvidemos que estamos intentando hablar de la sostenibilidad a través de la cultura en un momento especialmente crítico para ambos sectores. La cultura se ve menospreciada por la contra-cultura hiperconsumista e inmediata. Invitamos a los asistentes a que vivan un momento de pausa y reflexión, las vidas que estamos llevando difícilmente dejan lugar a ello por mucho que lo necesitemos. Esa es para mí la mayor dificultad, pero gracias a muchos agentes de cambio parece que la cosa está mejorando. O eso esperamos.

Comentarios