Consumidores, piezas clave en el proceso del Comercio Justo | Corresponsables.com España

Consumidores, piezas clave en el proceso del Comercio Justo

14-05-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



No es de extrañarse que dentro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible se encuentre el ODS 8, que se encarga de promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos, ya que esta situación se ha acentuado a través del “Comercio Justo” que es y ha sido un movimiento internacional que lucha por la justicia global a través de la comercialización de productos elaborados en condiciones justas, la movilización social y la incidencia política.

Desde el 2001 se celebra, el segundo sábado del mes de mayo de cada año, el Día Mundial de Comercio Justo, iniciativa de la Asociación Internacional de Comercio Justo (WFTO por sus siglas en inglés).

De acuerdo con la organización, uno de los principales involucrados para garantizar el Comercio Justo es el consumidor, quienes se convierten en agentes de cambio que apuestan por la justicia social, el desarrollo de la economía, así como condiciones de vida dignas para las comunidades, es por eso que el lema de este año es “Vive Justo, un producto a la vez” “Live Fair, one product at a time”.

A través de este lema, la organización invita a que “más y más personas se vuelvan consumidores éticos y justos”, y de este modo, se convierta en una una contribución tangible a la lucha contra la pobreza y la explotación, el cambio climático y la crisis económica que tiene el mayor impacto en las poblaciones más vulnerables del mundo.
“Puedes apoyar ‘Comercio Justo, un producto a la vez’. Desde el desayuno hasta la cena, hay muchas maneras de incluir productos de Comercio Justo en tu consumo diario.

Deleita tu día con una taza de café dominicano perfectamente tostado, o lleva un brazalete artesanal finamente diseñado, de Guatemala, o usa una falda floral hecha por mujeres empoderadas en la India, o disfruta de una barra de chocolate orgánico de caficultores ghaneses, o adorna tu casa con una decoración para el hogar magistralmente artesanal, hecho en Indonesia”, destaca WFTO haciendo énfasis en esta celebración.

Historia del comercio justo

El movimiento del Comercio Justo empezó entre los años 40 y 50 en Estados Unidos, donde se desarrollaron las primeras iniciativas de venta de productos elaborados por artesanos que luchaban contra los bajos precios del mercado internacional y la dependencia frente a los intermediarios.

Fue a partir de 1964 tras el llamamiento de los países empobrecidos en la Conferencia de la UNCTAD donde exigían "Comercio, no ayuda". A partir de ese momento, se inició una cadena de tiendas "Solidarias", en Holanda y luego Alemania, Suiza, Austria, Francia, Suecia, Gran Bretaña y Bélgica. Desde entonces, el comercio justo se convirtió en un movimiento internacional que trabaja por equilibrar las relaciones comerciales.

Actualmente el Comercio Justo es una alternativa económica presente en más de 70 países y que agrupa a unas 2000 organizaciones productoras en las que trabajan 2 millones de personas, asegura unas condiciones de trabajo dignas y seguras, el pago de un salario adecuado, el mismo para ellos y ellas ante las mismas tareas, la no explotación laboral infantil y la producción de manera respetuosa con el entorno natural.

Situación en Iberoamérica

Bajo el lema “Somos Comercio Justo”, miles de personas de más de 50 localidades españolas celebraron este sábado 12 de mayo el Día Mundial del Comercio Justo, una jornada en la que el movimiento del Comercio Justo, que integra en España a más de 2600 personas voluntarias y 135 profesionales, ha querido recordar a la sociedad que es posible garantizar una vida digna para todos los habitantes del planeta y frenar la degradación medioambiental.  “Queremos hacer un llamamiento a la ciudadanía para que realice un consumo más ajustado a sus necesidades reales y favorezca aquellas formas de producción respetuosas con los Derechos Humanos y laborales y con el medio ambiente”, señaló Jaime Manteca, vocal de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ), en la rueda de prensa con motivo del Día Mundial del Comercio Justo. “Un cambio de hábitos en esta dirección contribuirá al desarrollo y el bienestar de todos y todas”, añadió.

Como todos los años, WFTO-LA también participa y promueve la celebración de este día, haciendo una invitación a los ciudadanos para unirse a esta jornada con la que se busca reivindicar otro modelo de comercio internacional, justo, equitativo y basado en el respeto a los derechos de todas las personas, quienes producen y quienes consumen.

En 2017, José Manuel Salazar-Xirinachs, director regional de la OIT para América Latina y el Caribe, destacó que “sin duda mucho del malestar de las sociedades latinoamericanas y caribeñas tienen que ver con la informalidad, que en general implica malas condiciones laborales, inestabilidad, bajos ingresos y falta de protección y derechos, y que está cercanamente emparentada con la baja productividad, la pobreza y la desigualdad”. De hecho, recientemente presentó un informe según el cual dos mil millones de personas tienen un empleo informal

Otra de las grandes problemáticas relacionadas con el comercio justo es el trabajo infantil. En América Latina y el Caribe este se redujo a la mitad desde el año 2000, pero persiste el desafío de diseñar estrategias exitosas para mejorar las posibilidades de desarrollo y de vida de los 10,5 millones de niños que continúan afectados por esta situación. En este sentido, la OIT ha destacado que la composición del trabajo infantil plantea un desafío importante en la actualidad: 4,2 millones de niños trabajan por debajo de la edad mínima, 6,3 millones de niños y adolescentes realizan trabajos peligrosos que comprometen su integridad, y 52% del total se desempeñan en la agricultura.

Fue en noviembre de 2017 que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentó el Índice de Mejores Trabajos una herramienta que permitió comparar, por primera vez, las condiciones laborales de 17 países de América Latina. El Índice de Mejores Trabajos mide el estado del empleo en los países a través de dos dimensiones (cantidad y calidad), cada una de ellas conformada por dos indicadores. La dimensión de cantidad captura cuánta gente desea trabajar (participación laboral) y cuántos efectivamente lo hacen (ocupación).

Por otra parte, la de calidad mide cuánto del trabajo que se genera en los países está registrado en la seguridad social (formalidad) y cuántos trabajadores reciben salarios que son suficientes para superar la pobreza (salario suficiente). Uruguay, Chile y Panamá son los países que encabezaron la primera edición del Índice de Mejores Trabajos.

A su vez, Argentina ocupó el lugar 4, seguido de Costa Rica (5), Brasil(6), Ecuador(7), Paraguay(8), Colombia(9), Bolivia(10), República Dominicana(11), Perú (12).
Mientras que México se encuentra en el lugar 13 de 17 países con uno de los que tienen las peores condiciones laborales. El país obtuvo 50.3 puntos, por debajo del promedio de América Latina que es de 57.1 puntos, y solo está por arriba de Nicaragua(14), El Salvador(15), Honduras (16) y Guatemala (17).

Este reportaje forma parte del Dosier Digital Iberoamericano sobre Comercio Justo

Comentarios