COP23: Un paso adelante, pero un largo camino por recorrer | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Medio Ambiente

COP23: Un paso adelante, pero un largo camino por recorrer

Tal vez 2017 sea demasiado pronto para que los países retrocedan desde sus posiciones y acepten compromisos

22-11-2017

La cumbre climática de la CMNUCC de este año en Bonn nunca será un evento mundial de alto perfil como París en 2015. Diplomáticos del clima salieron de la capital francesa hace dos años con el objetivo de negociar las reglas que respaldarán el Acuerdo de París a partir de 2020, y ese proceso continúa hasta el próximo año. Sin embargo, esta fue la primera Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático desde que Donald Trump llegó al poder en los Estados Unidos, y la comunidad climática esperaba ansiosamente ver cómo los Estados Unidos tratarían los cuatro años restantes de su membresía del tratado de París.

Hubo muchos problemas técnicos clave que debieron progresar, que van desde las finanzas a la transparencia en los mercados internacionales de carbono. El objetivo es completar a tiempo el trabajo en el "Libro de reglas de París" para la COP24 del próximo año en Katowice, Polonia. Y después de la reunión no concluyente del año pasado en Marrakech, había esperanzas de que las conversaciones avanzaran a un ritmo menos moderado.

Fuera de las negociaciones técnicas, la principal atracción fue Estados Unidos. El equipo de diplomáticos de carrera del Departamento de Estado llegó sin fanfarrias y prometió comprometerse con sus colegas en la elaboración de reglas para París, a pesar de que, tal como están las cosas, Estados Unidos no será parte cuando el nuevo régimen entre en vigencia.

El diplomático de alto rango de Estados Unidos en las conversaciones dijo en sus comentarios al segmento de alto nivel de la reunión que "el presidente Trump ha dejado clara la posición de los Estados Unidos con respecto al Acuerdo de París". Aunque indicó que los Estados Unidos tienen la intención de retirarse lo antes posible, seguimos abiertos a la posibilidad de volver a unirnos en una fecha posterior en términos más favorables para el pueblo estadounidense ".

Sin embargo, en el marco de las conversaciones, un grupo de políticos y empresarios estadounidenses de alto perfil, incluido el gobernador de California Jerry Brown y el magnate de los medios Michael Bloomberg, encabezaron una delegación alternativa de Estados Unidos, que destacó que la falta de una política climática federal es eclipsada por la cantidad de acciones que tienen lugar a nivel subnacional.

Y no fue solo Estados Unidos el que acaparó los titulares: el Reino Unido y Canadá anunciaron una alianza de 20 naciones comprometidas con la eliminación gradual del carbón como fuente de energía. El grupo dijo que espera tener 50 estados miembros para la reunión del próximo año.

Y aunque el carbón ya estuvo bajo ataque durante algún tiempo, Noruega llevó las cosas un paso más allá. El banco central del país dijo que recomendaría al gobierno que el fondo de riqueza soberano noruego, el más grande del mundo, debería desprenderse de las compañías de petróleo y gas. Pero a la mitad de la conferencia de dos semanas, los científicos del Proyecto Global de Carbono ocultaron la reunión cuando informaron que las emisiones probablemente aumentarían en 2017, luego de tres años de pocos cambios.

Dentro de las negociaciones mismas, los principales objetivos incluían establecer un sistema para que los países pudieran compartir y analizar su progreso hacia la descarbonización. Este mecanismo de transparencia también se aplicaría a las contribuciones financieras que los países desarrollados se han comprometido a hacer a las naciones más vulnerables.

En Bonn, los países ricos lograron resistir los esfuerzos pidiendo una explicación más completa de sus contribuciones, mientras que, a su vez, los países en desarrollo bloquearon los llamados para que proporcionen mayores detalles sobre sus reducciones de emisiones. Las conversaciones sobre transparencia se reanudarán el próximo año. También hubo propuestas de que las naciones ricas deberían hacer más en el período previo al Acuerdo de París en 2020. Parte de esto implica una mayor adhesión a los objetivos establecidos en virtud de la Enmienda de Doha, que extiende el Protocolo de Kioto al 2020. Los países acordaron establecer sesiones especiales el próximo año para revisar el progreso interino en las reducciones y en el financiamiento climático.

La controvertida propuesta de compensación por los efectos del clima, conocida como "pérdida y daño", también reapareció, pero se encontró con la continua resistencia de las naciones más ricas. Sin embargo, la reunión acordó continuar las conversaciones.

En general, Bonn representó un paso adelante en el camino para establecer un reglamento de París, la mayoría de los observadores estuvieron de acuerdo. La actitud constructiva de los negociadores de EE.UU., la tenaz insistencia de las pequeñas islas y países en desarrollo sobre sus prioridades, y el surgimiento de una tendencia progresiva entre algunos países, parecieron ayudar a que la cumbre de este año progresara. Sin embargo, hay mucho que hacer. En los mercados de carbono, por ejemplo, hubo muy pocos avances obvios: los negociadores intercambiaron ideas sobre posibles reglas, pero las propuestas para un texto final crecieron rápidamente fuera de control, y se deben reducir drásticamente para el próximo diciembre.

Con demasiada frecuencia, el proceso de la CMNUCC parece hacer muy poco, antes de conseguir un verdadero acuerdo. Tal vez 2017 sea demasiado pronto para que los países retrocedan desde sus posiciones y acepten compromisos. La experiencia sugiere que el reglamento de París solo comenzará a tomar forma hacia el final del próximo año, y la COP24 en Katowice será un evento muy tenso.

Comentarios