La diversidad en la empresa española va a medio gas | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Prácticas Laborales
Grupos de interés:
 Grandes empresas

La diversidad en la empresa española va a medio gas

Las compañías españolas se preocupan por la diversidad pero el 77% no le dedica presupuesto a este ámbito 

17-04-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Las empresas españolas ya no ponen en duda el valor de la diversidad. Se preocupan por fomentarla e integrarla en sus estrategias de negocio. De hecho, estudio realizado por  Talengo revela que el 62% de las compañías de nuestro país asegura trabajar en al menos cuatro de sus aspectos -género, edad y funciones son los de mayor relevancia- pero ni le dedican presupuesto ni tampoco tienen a un profesional responsable de su desarrollo o KPIs para medir sus avances. Se trata de una situación muy común entre el sector empresarial de nuestro país ya que, según los datos de Talento, el 55% no cuenta con ninguna de las tres cosas.

El estudio Diversidad e Inclusión: el punto de vista del CEO, analiza la representatividad real que tiene la diversidad en los grupos con los que trabaja. Así, pone el foco en la diversidad en los órganos de gobierno de las compañías y la visión de los principales directivos en empresas de todos los sectores, con más de 150 empleados y mayoritariamente españolas (el 73%).

La diversidad en la empresa española

Según los datos presentados por Talengo, todas las compañías afirman disponer de un plan específico para trabajar la Diversidad y una gran mayoría, el 62%, asegura que su compromiso incluye al menos cuatro y todas las vertientes de la diversidad: género, edad, funciones, nacionalidad, discapacidades, ideas, etc. Aún así, a diversidad de género es la más mencionada, seguida de cerca por la generacional y la funcional.

La diversidad en los Consejos de Administración

La realidad es muy distinta en los consejos de administración, donde permanece una tendencia continuista donde la inclusión de grupos minoritarios es aún muy lenta. Por ejemplo, la mayoría de consejeros (49%) está formado por profesionales de entre 45 y 59 años y una cuarta parte de los consejeros de empresas españolas es mayor de 60 años, el mismo porcentaje que representan los menores de 45 años. En este punto, Talengo destaca un detalle curioso: en las empresas donde existen más consejeros mayores hay menos mujeres en el consejo.

La diversidad se reduce si ponemos el foco en la presencia femenina. La representación global de las mujeres en los consejos es del 26%; un 29% de las compañías no cuenta con ninguna mujer en su máximo órgano de decisión y otro 31% sólo tiene una. Esto supone que en una mayoría de compañías, el 60%, la presencia de mujeres en el consejo es testimonial o inexistente.

En cuanto a nacionalidad, un 69% de las compañías no tiene a ningún miembro de procedencia distinta a la española y el 17% cuenta con representantes de dos nacionalidades (la española y una más).

La tónica en la composición de los comités de dirección es muy similar aunque destacada una bajada en la media de edad del comité de dirección con respecto al consejo de administración. Y una mejora en la presencia femenina, que alcanza el 32& de los puestos de dirección. Sin embargo, lo más preocupante es que el 40% de las empresas cuenta con una participación femenina mínima en su comité de dirección: en un 11% no hay ninguna mujer y en el 29% sólo hay una.

Gestión de la diversidad

Cuando se pasa del terreno de las intenciones a la realidad, los datos son aún muy insuficientes. Según el estudio: el 77% de las compañías carece de un presupuesto específico para sufragar sus acciones en favor de la Diversidad.

Además, un 65% no ha establecido ningún tipo de medición sobre los avances que realiza la empresa en este ámbito. De hecho, en un 70% de las firmas no existe un responsable de diversidad. En este sentido, el estudio de Talento revela que, si cruzamos estos datos, nos encontramos con que un 55% de las compañías está inmersa en una estrategia de diversidad e inclusión para la que no dispone ni de un responsable, ni de presupuesto asociado y tampoco mide los resultados de su política.

Para Marta García-Valenzuela, socia de Talengo y experta en Diversidad, “existe, sin lugar a dudas, una clara contradicción entre la manera en que las empresas declaran trabajar sobre la diversidad y la realidad que reflejan sus datos. Su deseo no se traduce en la existencia de una estrategia con los medios y la ejecución necesarios. Mientras las empresas no apuesten por políticas serias que supongan un verdadero cambio seguirán perdiendo todas las ventajas que aporta la Diversidad y esto les seguirá restando competitividad”.  

Noticias relacionadas

NO HAY DATOS

Comentarios