“El reto será realizar memorias integradas que lleguen a todos los grupos de interés” | Corresponsables.com España

“El reto será realizar memorias integradas que lleguen a todos los grupos de interés”

Cristina Sánchez, directora ejecutiva en funciones de la Red Española del Pacto Mundial 

11-02-2019
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Cristina Sánchez, directora ejecutiva en funciones de la Red Española del Pacto Mundial, destaca que la nueva legislación en materia de Información No Financiera, además de incluir a empresas de más de 500 empleados y la precisión y detalle de los datos exigidos, otorga un papel relevante al Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas (CERSE). Según Sánchez, esto puede ser una oportunidad para retomar este órgano y abordar este asunto con una metodología adecuada. Resalta, además, que la Ley 11/2018 mejorará la comunicación con los grupos de interés.

¿Cuáles son los aspectos que consideras más interesantes y relevantes de la nueva Ley de Información no Financiera?

Uno de los aspectos más relevantes que introduce la nueva Ley 11/2018 respecto al anterior Real Decreto Ley, es la ampliación del número de entidades obligadas a reportar. Este número inicial se verá incrementado aún más transcurridos tres años de la entrada en vigor de la Ley, como se indica en el apartado de la disposición transitoria relativa a la aplicación. Este hecho pone de manifiesto una aplicación gradual y creciente de la ley que afectará finalmente a un volumen significativo de empresas.

Otro aspecto a destacar es la mayor precisión del contenido del estado de información no financiera que debe entregar las empresas. Esto será positivo a la hora de estudiar los datos, hacer comparaciones y obtener una visión agregada un amplio abanico de aspectos de la sostenibilidad. El ejercicio de recabar información ampliando el alcance de lo que tradicionalmente era reportado por algunas empresas servirá para extender el concepto de responsabilidad empresarial y las prácticas sostenibles.

Finalmente, es importante mencionar el papel que la ley otorga al Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas (CERSE), del que Pacto Mundial forma parte, y el informe que deberá elaborar de forma anual. Aún quedan muchos detalles por aclarar a este respecto, pero si algo tiene positivo el CERSE es su composición multistakeholder. Una amenaza: la falta de experiencia de este órgano que lleva mucho tiempo sin reunirse y no hay antecedentes en este tipo de trabajo. Habrá que iniciar una metodología adecuada.

 ¿Cuáles son sus principales beneficios y cuáles sus principales hándicaps y barreras para que las apliquen las empresas españolas?

Nosotros llevamos muchos años trabajando en el reporting y en acompañar a las empresas en sus procesos de rendición de cuentas. Por eso también decimos a las empresas que se han visto obligadas que aborden el ejercicio como una oportunidad para mejorar la gestión, entendiendo el reporte como un proceso natural de la gestión empresarial, y no como una mera recopilación de información. Además, consideramos que la nueva Ley ayudará a las empresas que hasta ahora no han elaborado memorias de sostenibilidad a mejorar su comunicación con los grupos de interés, medir y comunicar sus progresos en materia de sostenibilidad, adaptarse a nuevas normativas y marcos europeos, acceder a nuevas oportunidades de negocio y mejorar su reputación.

En cuanto a los hándicaps, parte de las empresas españolas venían reportando información no financiera desde hace años siguiendo estándares internacionales, por lo que esperamos que para este grueso de empresas no existan grandes dificultades para cumplir la Ley. Las principales dudas que hemos recibido en los últimos días han estado orientadas a la parte de la verificación. Asimismo, se corre el riesgo de convertir el ejercicio de reporting en un proceso excesivamente burocrático que no derive en una mayor generación de confianza.

¿En qué medida consideras que puede ayudar a impulsar la Responsabilidad Social en España?

El hecho de que las empresas obligadas por la Ley tengan que presentar un estado de información no financiera va a ayudar a aquellas que realizan este ejercicio por primera vez a analizar cuál es su punto de partida en materia de sostenibilidad y cuáles son sus principales riesgos. Esto impulsará a las empresas a desarrollar estrategias de responsabilidad social que vincularán a su estrategia empresarial incrementándose así el número de empresas sostenibles. Además, desde el Pacto Mundial creemos que el esfuerzo que el sector empresarial hace en materia de reporting respalda la toma de decisiones y mejora entre otras cosas el diálogo con los grupos de interés. Sin olvidar que es una fuente de información importante para los inversores.

¿Cuál es la situación actual, en tu opinión, del reporting en nuestro país y cuáles son sus principales retos de futuro?

El reporting en los últimos años está creciendo impulsado por la mayor demanda de información de los grupos de interés de las empresas. Desde la Red Española del Pacto Mundial hemos sido testigos de esta tendencia ya que el número de informes que presentan las empresas adheridas a la iniciativa ha aumentado. En 2018 se han presentado un total de 890 informes de los cuales 75 han alcanzado el nivel avanzado, la máxima calificación de reporting otorgada por Pacto Mundial.
 
Los principales retos del reporting para los próximos años serán realizar memorias integradas que lleguen a todos los grupos de interés para aumentar el número de lectores y que cubran las exigencias tanto de la ley como de los diferentes estándares. Además, las empresas tendrán que trabajar en la calidad de la información y no solo en la cantidad de la misma.

¿Qué recomendaciones o claves podrías compartir para que las empresas puedan cumplir con la nueva normativa?

Una de las claves es entender la elaboración de una memoria como un ejercicio natural y necesario de comunicación que es el último eslabón del proceso de gestión de la sostenibilidad, no como una mera recopilación de datos.

Noticias relacionadas