6º Foro Internacional sobre Empresas y DDHH: la reparación a las víctimas como eje central | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Derechos Humanos,  Gobernanza

6º Foro Internacional sobre Empresas y DDHH: la reparación a las víctimas como eje central

29-11-2017



Los días 27, 28 y 29 de noviembre ha tenido lugar en Ginebra el 6º Foro Internacional de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, una cita anual imprescindible para medir el progreso en la implementación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos por parte de todos los actores de la sociedad, especialmente por parte del sector privado y los estados.

Este año el Foro ha querido impulsar el Pilar III del marco de Naciones Unidas, basado en la necesidad de garantizar el acceso a mecanismos de reparación efectivos para las víctimas de impactos empresariales en derechos humanos. Bajo el lema Garantizando el acceso a la reparación efectiva, se han organizado más de 60 sesiones paralelas a lo largo de los tres días, donde se ha puesto el acento en examinar las deficiencias y retos por alcanzar en relación a los mecanismos de reparación y se han discutido las nuevas tendencias en materia de derechos humanos.

El foro ha comenzado a través de una sesión plenaria con representación femenina plena, para reivindicar el derecho a la igualdad de género efectiva. En dicha sesión se han reivindicado los impactos singulares y desproporcionados que sufren las mujeres y otros grupos vulnerables por parte del sector privado. Algunas de las consignas más repetidas a lo largo de las sesiones, han sido las relativas a la necesidad de que las empresas empiecen a desarrollar mecanismos de reclamación que puedan reparar de forma efectiva los impactos sobre sus grupos de interés en materia de derechos humanos, como vía alternativa a los mecanismos judiciales.  Para conseguir este reto, se debe potenciar la innovación en la creación de estos mecanismos, hacer más participes a los grupos de interés, una mayor difusión de buenas prácticas empresariales e impulsar mecanismos específicos en la cadena de suministro.

La vinculación entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y los derechos humanos ha sido objetivo de un intenso debate. Es importante que las empresas trabajen los dos marcos de forma conjunta, ya que ambos son trasversales; minimizando los impactos negativos sobre la sociedad bajo un enfoque de derechos humanos y potenciando impactos positivos que contribuyan a las metas de los ODS, a través de toda la cadena de valor. Respetar los derechos humanos es una parte integral para contribuir a los ODS por parte de las empresas.

El avance de los países en la creación de Planes Nacionales sobre Empresas y Derechos Humanos también ha sido un tema relevante. Ha habido un avance importante en los últimos 3 años, con la aprobación de planes en 18 países del mundo; España aprobó su plan nacional en Julio de 2017, primer paso para implantar los Principios Rectores a nivel local. Algunos países han introducido ya criterios de derechos humanos en la contratación pública, que representa de media alrededor del 13% de los PIB nacionales a nivel global, medida por lo tanto con un alto potencial. Además se han expuestos los avances en relación a la elaboración de un tratado internacional en materia de Empresas y Derechos Humanos que impulse a nivel internacional la vinculación legal de los Principios Rectores.

Por último se han enfatizado dos cuestiones clave; la cadena de suministro y la tecnología. Según un estudio de la OIT, alrededor del 35% de los proveedores a nivel global no tienen contratos por escrito y el 39% ha aceptado pedidos por un precio que no les permite cubrir los costes de producción; el papel de las empresas es esencial no solo en evaluar y formar a sus proveedores, sino también en evitar comportamientos que impacten sobre la calidad de vida o las horas de trabajo de los empleados en su cadena de suministro. La innovación, por otro lado, es esencial para avanzar en el respeto de los derechos humanos; las nuevas tecnologías como el Big Data, el Blockchain o la inteligencia artificial han llegado para quedarse y su uso se multiplicará en los próximos años de forma inevitable, por lo que es necesario potenciar los beneficios de estas tecnologías sobre la sociedad, al mismo tiempo que se minimizan sus implicaciones sobre los derechos humanos, particularmente sobre el derecho a la privacidad.

El Foro ha concluido con la intervención de Zeid Ra’ad Al Hussein, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que ha insistido en el papel clave de las empresas en el respeto de los derechos humanos a nivel local y mundial y en la necesidad de que las empresas cuenten con un historial fiable para garantizar su estabilidad a largo plazo, en un mundo donde la sostenibilidad y los derechos humanos cada vez son más tenidos en cuenta. 

Comentarios