Gas Natural Fenosa y Cruz Roja hacen frente a la pobreza energética | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Asuntos de Consumidores,  Derechos Humanos
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Energía e Infraestructuras

Gas Natural Fenosa y Cruz Roja hacen frente a la pobreza energética

06-11-2017

Gas Natural Fenosa y Cruz Roja Española se unen para brindar asesoría en temas de eficiencia energética a familias en situación de vulnerabilidad de la comunidad de Madrid. El proyecto consiste en constituir brigadas mixtas integradas por voluntarios de la empresa junto con los trabajadores sociales de la ONG, que luego visitarán a las familias con el propósito de ofrecerles asesoramiento sobre hábitos de consumo, cómo entender la factura de la luz y el gas y recomendaciones de eficiencia energética

Cada entidad aporta desde su área de experticias. Así, Cruz Roja previamente ha detectado las comunidades que pudieran requerir este tipo de apoyo dado su trabajo continuo con colectivos vulnerables y tiene la experiencia del trabajo social; mientras que Gas Natural Fenosa ofrece el conocimiento técnico a través de sus empleados.

“El proyecto dura seis meses y trabajarán con 200 familias de la Comunidad de Madrid. Desde agosto se ha presentado este proyecto a las asambleas y sub-asambleas locales y éstas han seleccionado aquellas familias con estas necesidades”, explicó María de Laiglesia, responsable de Salud y Medio Ambiente de Cruz Roja Española”.

Desde el punto de vista de Gas Natural Fenosa, este proyecto entra dentro del Plan de Vulnerabilidad de la compañía que “condensa muchas medidas que se estaban haciendo ya y otras que se han ideado para este plan, que tiene como principal objetivo mejorar la calidad de vida de las personas en situación de pobreza energética”, según comentó Esther Sevilla, subdirectora de Proyectos sociales de la empresa.

La Fundación Gas Natural Fenosa, a través del voluntariado corporativo, pone en marcha este proyecto que contó además con una jornada de formación de los voluntarios de la empresa y de los trabajadores sociales a través de la Escuela de Energía. Durante un día, los asistentes recibieron herramientas, buenas prácticas y recomendaciones de ambas entidades para arrancar este proyecto en noviembre.

Tras la formación, se realizará un primer encuentro con las familias quienes llevarán sus facturas de energía para iniciar la asesoría, sin importar la compañía con quien tengan el contrato. “Este proyecto tiene un fin social, no es del mundo comercial. De hecho, no se permite que los voluntarios cambien a un cliente de compañía”, enfatizó Sevilla. 

Más allá de un trabajo, una responsabilidad

Fernando Crespo, SSII Latinoamérica, cuenta su experiencia como voluntario: “He tenido la oportunidad de trabajar en el Grupo Gas Natural Fenosa desde Colombia durante cinco años, y en aquel momento estuve ayudando en temas de pobreza energética y a familias necesitadas. Desde hace 10 años, desde que estoy en Madrid y cuando ha surgido esta realidad social, me he presentado de manera voluntaria para apoyar en el punto de vista técnico”.

Crespo puntualizó que se persigue explicar la factura porque “no es fácil de entender y somos conscientes que hay que explicarlo” para optimizar el gasto energético y orientar a las personas que no puedan hacer frente al pago, además de enseñarles a hacer los trámites necesarios para justificar su condición de vulnerabilidad.