La industria alimentaria coge las riendas de la sostenibilidad | Corresponsables.com España

La industria alimentaria coge las riendas de la sostenibilidad

23-04-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Actualmente, según los datos ofrecidos por la directora de Food and Drink Europe Mella Frewen en el 4º Foro de Valor Compartido 2018 de Nestle, la industria alimentaria desecha un tercio del total de alimentos en los procesos de producción. Cifras inadmisibles cuando 815 millones de personas continúan pasando hambre en el mundo (FAO-2017). Además, los materiales utilizados en el embalaje de los alimentos deben evolucionar hacia formas más sostenibles y reciclables si se quiere evitar que el planeta se convierta en un vertedero. El plástico se ha quedado caduco.

Por otro lado, los productos ecológicos y el Comercio Justo se erigen como sectores clave para impulsar la sostenibilidad alimentaria, mercados que en el último año 2017 han aumentado sus ventas en un 22% y un 13% respectivamente.

Gracias a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y a la revolución de los valores corporativos, distintas empresas han comenzado a trabajar para revertir la situación de la industria alimentaria. A continuación, se recopilan algunas prácticas del sector alimentario:  

  • Capsa: donó 100.000 vasos de leche a Aldeas Infantiles SOS para celebrar el Premio Princesa de Asturias. Este tráiler de leche se suma a los 100.000 litros aportados por la empresa en la campaña “El Cuarto Vaso”, y a los 30.000 litros donados a Banco de Alimentos de Aturias a través de la Fundación Alimentum. los productos que sacan al mercado no tienen aditivos artificiales, ni conservantes artificiales ni estabilizantes. Además, enseñan a la sociedad los beneficios de una alimentación natural y saludable para llevar a cabo una vida sana. Ejemplos: Jornadas de Alimentación Saludable en Madrid en colaboración con SEFCA, web lecheynutricion.es, o la carrera de la Mujer Central Lechera Asturiana.
  • Coca-Cola: trabaja en agua, clima, envases y agricultura sostenible. Algunos de los proyectos de compromiso ambiental externo que desarrolla son: Misión Posible para la recuperación de recursos hídricos en las Tablas de Daimiel; o “Guía Fanta de Buenas Prácticas Sostenibles en el Cultivo de Cítricos” para mejorar la productividad y la sostenibilidad En el área social destacan las iniciativas “GIRA Jóvenes” y “GIRA Mujeres”.
  • Campofrío: su fábrica de Madrid alcanzó el “vertido cero” de residuos a vertedero y el resto de centros industriales ya están trabajando para lograr este objetivo.
  • Calvo: apuesta por la pesca sostenible incorporando observadores científicos independientes en el 100% de sus barcos de pesca. Ha construido y puesto en marcha una nueva planta BIO en Itajaí (Brasil), que permitirá generar subproductos a partir de los restos de pescado no aprovechados en el proceso productivo. Además, ha invertido en torno a 4,1 millones de en programas de medio ambiente como el de “0 residuos”.
  • Damm: cuenta con el proyecto “GreenUp Gas”, el cual desarrolla la tecnología GreenUpGas o proceso biológico de purificación de biogás agroindustrial para la obtención de biometano apto para inyección en redes de gas o uso como biocarburante en vehículos. Cambiando al campo corporativo, Damm inició una prueba experimental para comprobar la idoneidad de plantar lúpulo en Prades (Tarragona). Uno de los objetivos del proyecto es dinamizar la economía de la zona con cultivos más rentables para el agricultor. En 2017 se plantaron 10 hectáreas, pero el objetivo es llegar a las 50. Además, el 95% de sus proveedores están ubicados en la península ibérica. En el área medioambiental, obviando los proyectos comentados, la empresa certificó su huella hídrica y fue nombrada Categoría Gold por EsAgua. El 100% de la energía consumida dispone del certificado de garantía de origen verde. La planta de Estrella de Levante instaló una línea de envasado de alta eficiencia energética y cuenta con una planta de biometización.
  • Danone: trabaja cada día por ser una empresa respetuosa con el medio ambiente, promoviendo el uso de materiales y envases sostenibles, y comprometiéndose a reducir sus emisiones para 2050.
  • Ebro Foods cuenta con el programa EKTA (Ebro India Kisan Training & Awareness Program), desarrollado en India, orientado a la formación de los agricultores locales en técnicas de cultivo sostenible. Otra iniciativa fue la campaña publicitaria de Arroz SOS en 2015, #notienesquesertumadre, que ponía en valor el envase 100% papel del producto y su carácter natural, reciclable y biodegradable.
  • Gullón: lidera ‘Primicia’, un proyecto de I+D+i que tiene como objetivo llevar al mercado alimentos de alta eficacia en el control de la inflamación crónica, con efectos en la prevención de enfermedades derivadas como la obesidad, artritis reumatoide, o el cáncer. La empresa también promueve el reciclaje y fomenta hábitos saludables a través del programa “Vida Saludable, Vida Sostenible’” Otra iniciativa son las galletas y barritas de cereales con betaglucano, fibra soluble vegetal que reduce de forma natural los niveles de colesterol.
  • Heineken: selección y puesta en marcha de proyectos de compensación de agua y balance hídrico (“Warter Balancing”) en las cuencas de las fábricas de Heineken. En 2016, se inicia la restauración de humedales en Doñana y la siembra mixta de cebada en olivares de Jaén y Granada. Por segundo año consecutivo, Heineken España y la cadena de distribución DIA unen sus fuerzas para promocionar y concienciar sobre el consumo responsable con la campaña “Disfruta con Responsabilidad”. Entre las muchas iniciativas que realiza la compañía cervecera destacan: la reducción de un 9% de la huella de carbono desde el año 2012; el uso de energías limpias y otras alternativas de transporte más respetuosas con el medio ambiente; 42% de reducción de emisiones de CO2 en refrigeradores desde 2011; valorización del 99,8% del total de los residuos; el fomento del uso de envases reutilizables; o un programa de compras locales y sostenibles con un alcance del 96%.
  • Mahou San Miguel: ha presentado su nuevo Marco Estratégico de Sostenibilidad “Somos 2020”, un plan a tres años vista al que destinará más de 30 millones de euros y con el que aspira a convertirse en un referente activo en esta materia en el sector de Gran Consumo. De forma más concreta, Mahou San Miguel trabajará para anticiparse a las necesidades de los consumidores con un porfolio de productos social y medioambientalmente más responsable. En este sentido, prestará atención a todo su ciclo de vida: desde el cultivo de las materias primas con las que se elaboran hasta el diseño del packaging que los contiene, pasando por su proceso de producción. La compañía también se compromete a impulsar una cadena de valor responsable, manteniendo su apoyo a los proveedores locales y acompañando a los mismos y a sus clientes en la integración de la Sostenibilidad en sus negocios. También destacan la movilidad sostenible y el compromiso de crear empleo con impacto y riqueza social.
  • Mondelez: cuenta con el programa “Compromiso Harmony”, que tiene como objetivo mejorar la calidad del trigo con el que se elaboran los productos y limitar el impacto ambiental de su producción, preservando la biodiversidad, al tiempo que apuesta por los proveedores locales. Uno de sus proyectos más emblemáticos es “Cocoa Life”, un programa orientado al cultivo sostenible del cacao cuyo objetivo es mejorar las condiciones de vida de las comunidades que trabajan con esta materia prima. Hoy en día, el 21% del cacao de Mondelēz International proviene de cultivos sostenibles, y con él ya se elaboraban productos de marcas como Côte d’Or, Cadbury o Suchard.
  • Nestlé: trabajará para conseguir un impacto medioambiental cero de su actividad. Además, se ha marcado hasta 42 compromisos alineados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por otra parte, Nestlé tiene objetivos marcados a 2020, como la reducción en un 15% de los gases de efecto invernadero, la eliminación de cerca de 65.000 millones de toneladas en envases, o la reducción del consumo del agua en un 10%.
  • Novell: proyectoEspresso 100%”, que tiene como objetivo intervenir en la cadena recolectora - consumidor para garantizar la Sostenibilidad del comercio del café y asegurar la supervivencia y la mejora de las condiciones de los agricultores y plantaciones. Disponen de una gama de café ecológico con triple certificación: Cafés Novell lanzó una nueva línea de café ecológico con la certificación ecológica europea USDA Organic, y la certificación de comercio justo Fair Trade. El objetivo a medio plazo de Cafés Novell es la paulatina reconversión de más líneas de café a café ecológico. Además, todas las cápsulas de café son biodegradables y actualmente se trabaja para que a corto plazo sean también compostables.
  • Pascual: la empresa familiar ha inaugurado recientemente una nueva planta de envasado Bezoya en Ortigosa del Monte (Segovia) con líneas más modernas y concebida bajo tres ejes principales: la calidad, la eficiencia y respeto al medioambiente.
  • Pago de Carraovejas: en noviembre de 2015, la actividad de enoturismo de la bodega se inscribe en el ICTE (Instituto de calidad Turística Española) y lleva a cabo la implantación del sistema de gestión Q de calidad en turismo industrial, con vistas a conseguir la certificación por eiiCTE en marzo de 2016.
  • Pepsico: lanzó su agenda de Sostenibilidad 2025 para fomentar un crecimiento de negocio sostenido que responda a las necesidades cambiantes del consumidor y de la sociedad. En el área medioambiental la compañía ha conseguido en los últimos 10 años reducir el consumo de agua un 60% en la fábrica de Alvalle (Murcia), un 40% en la de Lay’s (Burgos) y un 30% en la de Pepsi (Vitoria). El consumo de energía se consiguió reducir un 39% en la fábrica de Alvalle, un 20% en la de Lay’s y un 30% en la de Pepsi. En Burgos, se revaloriza el 99% de los residuos. Mediante la “Sustainable Farming Initiative” (SFI) se ha trabajado con 80 proveedores de maíz y patata, para cumplir con los estándares de Sostenibilidad, además de brindarles formación.
  • Pernord Ricard: Bodegas Campo Viejo, buque insignia de la Compañía, ha sido la primera bodega en certificarse WfCP, primera y única certificación específica para el sector del vino en materia de sostenibilidad demás, esta bodega se convirtió en el primer centro de producción del sector alimentario español en completar el sello ‘Calculo, Reduzco y Compenso’ de la huella de carbono, promovido por el Ministerio de Agricultura (MAGRAMA). Por último, la empresa es miembro activo del proyecto “Product Environmental Footprint Category Rules” (PEFCR), iniciativa de la UE para definir una metodología clara, fiable y completa para medir y comunicar el impacto medioambiental de un producto a través del análisis del ciclo de vida.
  • Bodegas Torres: cubre el 25% de las necesidades energéticas de su bodega de PAcs del Penedès con energías alternativas. Por otro lado, la empresa ha reducido un 15% las emisiones de CO2 por botella del 2008 al 2016. Su programa ambiental “Torres & Earth” tiene como objetivo llegar a una reducción del 30% en 2020. Destina cada año el 11% de los beneficios a proyectos relacionados con el cambio climático y desde 2008, invierte más de 10 millones de euros en actuaciones medioambientales. También cabe destacar la puesta en marcha de la planta de recuperación de agua en su bodega de Pacs del Penedès para reutilizar el 40% del agua consumida en el desarrollo de las actividades de la bodega. Además, ha implementado un plan de reducción de CO2 dirigido a los proveedores para que calculen su huella de carbono y lleven a cabo actuaciones para reducir sus emisiones.
  • Unilever: ha conseguido una reducción acumulada de costes de más de 600 MM € a través de la eficiencia en las fábricas desde el año 2008. Su programa de desperdicios en la fabricación generó 250 MM € de beneficios y creó cientos de empleos. Con el objetivo de ser una compañía “Carbono Positivo” en 2030 ya envía 0 residuos peligrosos a vertedero en todo el mundo y es una empresa vertido 0 en Europa. Dove utiliza desodorantes de aerosol comprimido con una reducción del 50% del tamaño del envase disminuyendo un 25% las emisiones de CO2. El 92% de las 13 verduras y hortalizas más importantes de los productos Knorr se cultivan de manera sostenible. La etiqueta de “cultivo sostenible” en el envase fomenta la compra responsable.