815 millones de personas en el mundo viven sin alimento suficiente | Corresponsables.com España

815 millones de personas en el mundo viven sin alimento suficiente

16-10-2017

Esta celebración internacional pone en alza los problemas relacionados con el hambre y tiene como objetivo sensibilizar a ciudadanos y gobiernos en el esfuerzo de la lucha contra la hambruna, la malnutrición, o la desnutrición.

Se organizan eventos en más de 150 países de todo el mundo, por lo que la fecha se convierte en una oportunidad para demostrar nuestro compromiso con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2: alcanzar la meta del ‘Hambre Cero’ en 2030. 

Este año, con el lema ‘Cambiar el futuro de la migración. Invertir en seguridad alimentaria y desarrollo rural’, la FAO trata de concienciar además sobre el desafío migratorio, un problema causado por el aumento de los conflictos y la inestabilidad política, el hambre, la pobreza, la falta de recursos, el aumento de los fenómenos ambientales extremos relacionados con el cambio climático, entre otros factores. 
 
En un esfuerzo por aproximar los contenidos a la ciudadanía, la FAO ha publicado el ‘Libro de actividades del Día Mundial de la Alimentación’, una herramienta educativa para profesores, estudiantes y cualquier persona que desee aprender más sobre este Día y que anima a formar parte de la ‘Generación del Hambre Cero’. 

El Hambre en cifras

El hambre a nivel mundial arroja unas cifras escalofriantes: 815 millones de personas viven sin alimento suficiente. Además, 1.900 millones de adultos sufren sobrepeso y obesidad, y 2.000 millones de personas tienen carencias de micronutrientes. Concretamente en España, uno de cada tres niños sufre malnutrición y la prevalencia de la obesidad en adultos ha crecido cinco puntos en nueve años.
 
Según la FAO, hasta tres cuartas partes de las personas que sufren pobreza extrema subsisten gracias a la agricultura y a otras actividades rurales, por lo que considera que es necesario crear condiciones óptimas en las poblaciones rurales para hacer frente al desafío migratorio, así como construir alianzas. Por ello, la institución reclama en este día una acción a escala mundial, tanto por su magnitud como por su complejidad.
 
De los 129 países que monitorea, 72 ya han logrado reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre en 2015. En los últimos 20 años, la probabilidad de que un niño muera antes de los cinco años se ha reducido casi a la mitad, con unos 17.000 niños salvados cada día. No obstante, la inquietud por el incremento de la malnutrición ha llevado a las Naciones Unidas, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a declarar 2016–2025 como el Decenio de acción sobre la nutrición. 

La alimentación en España

La agroalimentación tiene en España un papel protagonista, puesto que es un sector que factura más de 20 millones de euros al año y mantiene unos 440.000 puestos de trabajo
 
Con el impulso del Pacto Mundial de Naciones Unidas, se ha constituido un grupo sectorial de la agroalimentación para contribuir a poner fin al hambre y la malnutrición que trabaja en cuatro líneas: asegurar el acceso de todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente; favorecer la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos; mejorar la productividad, la resiliencia y la calidad del empleo agrícola; y fortalecer los mercados agropecuarios y de productos básicos alimentarios a nivel mundial.

Un total de 29 organizaciones, que cuentan con el acompañamiento de la FAO, trabajan por el desarrollo sostenible desde la agroalimentación, con el fin de impactar positivamente en tres subsectores clave para nuestro país: la agricultura, la producción y la distribución. 

Desarrollo rural, oportunidad de negocio

La FAO defiende que el desarrollo rural genera oportunidades de negocio y puestos de trabajo (en los cultivos, en la producción de ganado, en el procesamiento de alimentos…), lo que contribuye a la seguridad alimentaria, proporciona mejor acceso a la protección social, reduce los conflictos relacionados con los recursos naturales, y da respuesta a algunos problemas relacionados con la degradación del medio ambiente.
 
Además, la inversión rural permite a la comunidad internacional aprovechar el potencial de la migración para apoyar el desarrollo, aumentando la resiliencia de las comunidades que acogen a las personas desplazadas. De ese modo, se asientan las bases para una recuperación a largo plazo, así como un crecimiento social inclusivo y sostenible que además contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Los expertos hablan

Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, el director General de la FAO José Graziano da Silva, se ha reunido con los ministros de Agricultura del G7, quien ha señalado el fuerte papel que desempeña la agricultura y el desarrollo rural en prevenir y dar respuesta a los retos que plantean los conflictos, la migración y la seguridad alimentaria.

También ha destacado el informe que han elaborado con el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), que incluye cinco vías hacia soluciones duraderas y sostenibles para ayudar a prevenir conflictos y abordar algunas de las causas subyacentes de la migración forzada. Por su parte, David Beasley, director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP,en sus siglas en inglés) ha hecho un llamamiento por la paz en unos momentos en que "son cada vez más evidentes los vínculos entre los conflictos, la migración y el repunte del hambre".
 
En línea con esa idea ha destacado dos publicaciones. El informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2017, que muestra que a pesar de que la mayoría de los países han logrado reducir considerablemente el hambre en los últimos 25 años, los avances en los países afectados por los conflictos se han estancado o deteriorado. Asimismo, el estudio publicado este año por WFP establece la conexión entre el hambre y la migración. Los países con mayores niveles de hambre, junto a conflictos armados, tienen las mayores tasas de migración externa. Por cada año adicional de conflicto, 40 personas de cada 10.000 huirán de su país. 
 
 

 

Comentarios