En los ODS, estamos llamados a ser actores claves del cambio | Corresponsables.com España
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Alimentación y Bebidas

En los ODS, estamos llamados a ser actores claves del cambio

23-04-2018
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker

Si bien es cierto que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) nos proporcionan un importante marco de referencia para la implementación de la sostenibilidad dentro de las empresas del sector agroalimentario, también es cierto que, inherente a nuestro papel de ser garantes del derecho a una alimentación sana y universal, nos plantean importantes retos y desafíos para la consecución de la Agenda 2030; retos que, por otra parte, debemos ser capaces de saber transformar en oportunidades de negocio.

En todos ellos estamos llamados a ser actores claves del cambio, aunque bien es cierto que con mayor o menor intensidad en función de nuestras principales áreas de negocio. Es decir, serán nuestro propio core business y el eslabón de la cadena en el que desarrollemos nuestra actividad, los factores que determinen cuáles son los ODS en los que cada compañía puede tener un mayor impacto.

Pero al margen de ello, el sector en su conjunto comparte funciones y características comunes, como son el impacto directo en el bienestar y la salud de la población, en el uso de los recursos naturales, en las condiciones de vida y trabajo de una gran cantidad de personas, tanto dentro como fuera de su perímetro, en el desarrollo socioeconómico de las comunidades en las que opera y en los entornos naturales en los que desarrolla su actividad empresarial, por lo que hay retos que son comunes a todo el sector.

Entre ellos, garantizar el acceso de todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de materias primas mediante el fomento de prácticas de agricultura sostenible, bienestar animal o acuicultura sostenible, velar por la salud y el bienestar de la sociedad, promover el crecimiento económico sostenido con prácticas laborales basadas en el respeto a los derechos humanos y el empleo de calidad, fomentar la innovación y la modernización tecnológica, asegurar una producción y consumo responsables, y reducir nuestro impacto medioambiental, adoptando medidas contra el cambio climático y procurando la preservación de la biodiversidad, siendo eficientes en la gestión de los recursos naturales que empleamos.

Es decir, hacer más con menos, garantizando la sostenibilidad a lo largo de nuestra cadena de valor y atendiendo las necesidades del presente sin comprometer los recursos para las generaciones futuras.

Y en este desafío global, el reconocimiento que ha hecho Naciones Unidas sobre el papel a desarrollar por el sector privado constituye un paso fundamental, ya que efectivamente podemos aportar un alto grado de know how en lo que son nuestros sectores específicos de actividad, nuestras propias experiencias y el aprendizaje derivado de cada una de ellas. En definitiva, las empresas no sólo sabemos cómo es posible construir y diseñar un proyecto sino también cómo abordarlo y plantearlo desde el terreno para hacerlo sostenible y perdurable en el tiempo. En este contexto es necesario que todos tengamos la percepción de que SÍ es posible trabajar mediante alianzas público-privadas o mediante alianzas del sector privado, ya sean sectoriales o intersectoriales, derribando las fronteras y prejuicios todavía existentes por parte de algunas organizaciones de la sociedad civil hacia el sector privado. Si queremos de verdad conseguir objetivos palpables y reales de aquí al 2030 tendremos que integrar dentro de nuestra estrategia el ODS número 17 y remar todos juntos en la misma dirección.

En Ebro Foods, nuestra apuesta por la sostenibilidad gira en torno a las premisas de producción y consumo responsable y en torno a ellas se alinean de modo directo o transversal cada uno de los 17 ODS, siendo aquellos en los que tenemos un mayor impacto, el número 2, el 3, el 8, el 12, el 13, el 15, el 16 y el 17. En este contexto, nuestra estrategia de responsabilidad social gira en torno a cinco pilares que están alineados directamente con cada uno de estos ODS: Buen Gobierno, Alimentación y Nutrición, Bienestar social (IN&OUT), Cambio Climático y Aprovisionamiento Sostenible. En cada uno de ellos tienen cabida distintos planes de acción en materia de agricultura sostenible, reducción de emisiones CO2, planes de eficiencia energética, fomento de hábitos de alimentación saludable, donaciones de alimentos, campañas de sensibilización al consumidor, desarrollo socioeconómico de las comunidades en qué operamos, programas contra el desperdicio alimentario, planes de igualdad o formación y desarrollo del talento para nuestros empleados, etc. En definitiva, una estrategia orientada al crecimiento sostenible de la propia compañía, al de todos aquellos que interactúan con nosotros en el desarrollo de nuestra actividad y a la aportación de nuestro grano de arena a los objetivos y metas de la Agenda 2030.