“La palabra sostenibilidad está mal utilizada” | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Gobernanza
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Construcción

“La palabra sostenibilidad está mal utilizada”

07-05-2018
José Almagro, director general de Sto Ibérica
Escucha esta página utilizando ReadSpeaker



Sto nacía en 1936 como una compañía familiar alemana. A día de hoy es una multinacional de 5.000 empleados y cuenta con filiales en 70 países, uno de ellos, España. Su visión de la RSC está muy enfocada en promover y crear una cultura de innovación y educación porque, para la compañía, el camino hacia la construcción sostenible pasa por investigar para conseguir materiales más sostenibles y compartir el conocimiento. Nos lo cuenta José Almagro, director general de Sto Ibérica, en las oficinas de la compañía en Barcelona en una entrevista en la que si hemos aprendido algo es que la construcción sostenible necesita pasar de lo genérico a lo concreto si realmente queremos que dé sus frutos.  

¿De qué hablamos cuando hablamos de construcción sostenible?

Hablamos de muchas variables. Yo soy uno de los mayores detractores de la palabra sostenibilidad porque está defenestrada y mal utilizada. En la mayoría de casos se usa como adjetivo de algo que no es sostenible sino ecológico, reciclable, reutilizable…En el mundo de la construcción, cuando hablas de sostenibilidad suele haber tres conceptos distintos: la construcción pasiva, la bioconstrucción y la construcción sostenible. Los tres son construcciones de tipo verde pero hay enormes diferencias entre ellos.

Si el concepto de construcción sostenible es tan amplio…¿qué características debe tener una vivienda o edificio para considerarlo sostenible?

No hay una definición cerrada de las pautas que tienes que seguir para que una construcción sea sostenible, dependerá del tipo de construcción ante el que estemos.
Se trata de preguntarnos cuáles son nuestros objetivos: ¿queremos una vivienda que consuma poco una vez acabada, que use elementos naturales en su construcción o que respete el medio ambiente? Ante esas preguntas, si no definimos una respuesta, estamos ante un compendio de tres líneas de trabajo que al ejecutarlas, no cumplirás con ninguna de ellas porque aparece una cuarta variable: ¿dónde estás construyendo? Al fin y al cabo, en la construcción de un edificio es muy importante tener en cuenta por donde sale el sol, el clima, la orografía, etc.

Teniendo en cuenta esta variable, desde mi punto de vista, a la hora de construir un edificio se debería de tener en cuenta, por ejemplo, el uso de materiales de origen natural para no consumir recursos agotables. En este punto es importante puntualizar que hay recursos naturales agotables y otros no agotables, y dentro de los no agotables los hay de rápida reposición o aquellos en los que debe pasar una década para poder disfrutar de ellos de nuevo. En definitiva, cuando construyes tienes que decidir qué primas: el concepto natural del material o el equilibrio para el consumo y ahorro energético posterior. ¿Lo quieres todo? Es posible pero entonces estarás incumpliendo con la optimización económica del recurso.

Entonces, si es misión imposible que un único edificio aúne todos los objetivos de la sostenibilidad: eficiencia, ahorro, reducción de emisiones, uso de materiales ecológicos…¿Realmente conseguiremos tener ciudades sostenibles en 2030?

Una vez más la respuesta está en la definición de sostenibilidad. El primer paso es determinar a qué nos referimos con ciudades sostenibles. Normalmente, cuando se usa este concepto se habla de ciudades que consuman poca energía. En este caso, lo que necesitas a  nivel de construcción son altos niveles de aislamiento para que, por ejemplo, con un radiador eléctrico pequeño consigas calentar una estancia entera. Muy pocas veces, alguien que habla de ciudades sostenibles busca edificios construidos con materiales naturales.

Por otra parte, se habla de ciudades sostenibles de una forma muy global, sin tener en cuenta que el modelo de construcción varía dependiendo del país, la cultura y la normativa. Por lo tanto, la sostenibilidad de las ciudades se enfocará de diferente manera si estamos en España, en Chile o en Estados Unidos. 

En términos de sostenibilidad, ¿qué puede contarnos sobre los productos que comercializa Sto Ibérica?

Recientemente hemos sacado un nuevo producto que sustituye los aditivos químicos por otros basados en componentes naturales, procedentes de plantas. Se llama Sto Pure. Este producto va enfocado a los inversores que quieren utilizar productos sostenibles desde un punto de vista de origen natural. Al sustituir elementos químicos por elementos naturales, Sto sustituye recursos agotables por materia prima no agotable. Al mismo tiempo, este producto, como ha perdido todo el componente químico, es mucho más saludable al uso.

También hemos desarrollado una fachada ventilada que utiliza velcro, un producto que es el equivalente al mejor de los adhesivos que te puedas encontrar en el mercado. Una vez más, quitamos un componente químico por otro creado con materiales de origen natural. Este material se usa principalmente para proyectos de reutilización en construcción. Y este es otro concepto que Sto trabaja mucho en materia de sostenibilidad.

Estamos muy enfocados en el sector de la rehabilitación, en el que hay un principio básico: “Intenta rehabilitar destruyendo lo mínimo posible”. Tienes dos maneras de rehabilitar: quitar todo o trabajar encima. Si lo quitas todo, el problema que tienes es de reciclado de los materiales ya que algunos no hay donde reciclarlo por lo que genera un residuo que debe ir a vertedero o centro de almacenamiento de residuo no procesable. En la rehabilitación, ser sostenible consiste en intentar destruir lo menos posible para no generar residuos que necesites reciclar.

Otro producto que tenemos es la pintura fotocatalítica que suele utilizarse para las fachadas y captura los componentes de la polución, de forma que cataliza el ambiente nocivo. Al hacerlo así, mejoras el nivel de contaminación de la zona. En este aspecto en Alemania van un paso por delante. Allí, la comunidad de propietarios se gestiona por barrios, no por edificios. Entonces, nos podemos encontrar barrios de 20 bloques con fachadas con pintura fotocatalítica. Hay estudios que han demostrado que la contaminación en este tipo de barrios es menor.

¿Qué papel cree que juega la normativa de construcción a la hora de promover la sostenibilidad en este sector?

La normativa en construcción es diferente en función del país en el que estemos. En Francia, por ejemplo, para ciertas soluciones constructivas se obliga al uso de un anclaje mecánico y en otros paises europeos esa misma solucion constructiva es apto realizarla con adhesivos de alta resistencia, sin anclaje mecánico. En este sentido, cuando hablamos de sostenibilidad es muy importante que las normas se estandaricen y se definan. Hay que matizar en qué se busca la sostenibilidad: en los materiales, la huella de carbono, en el consumo…

¿Y el consumidor? ¿Está concienciado con el uso de materiales sostenibles en la construcción?

El mercado ha cambiado, ya no vale cualquier producto. Al usuario hay que darle algo más. Y una cosa que algunos ofrecen es el estándar DGNB, un certificado de alemán en materia de construcción que analiza la huella de carbono, el origen de los materiales y también realiza una valoración económica. Es decir, para obtener este estándar tienes que usar materiales sostenibles o naturales, no puedes sobrepasar una huella de carbono concreta durante la construcción y tampoco puedes gastarte el dinero que quieras. Esto se hace para evitar que, en un exceso de hacer ciudades sostenibles, se hagan ciudades imposibles de gestionar desde el punto de vista económico.

Desde su experiencia y conocimiento del sector, ¿cuál es la situación de la arquitectura sostenible en España?

En España hace poco se ha hecho una propuesta de modificación del documento de energía y salubridad del código técnico en materia de construcción. Se está empezando a incorporar la sostenibilidad desde un punto de vista de la salud. Se busca que los edificios se construyan teniendo en cuenta que dentro de casa el ambiente sea salubre, por ejemplo, que no pueda haber moho.  Esto parece absurdo pero no hace mucho la normativa de construccion permitia hacer fachadas que tuvieran puentes térmicos (uno de los aspectos principalespara la aparición de moho)m  es decir, era un defecto pero que si lo valorabas y lo justificabas se permitía. Ahora esto se ha eliminado y los puentes termicos no están permitidos desde un punto de vista normativo (el problema es que se siguen sucediendo aveces en la ejecución de las obras)

En cuanto al ahorro de energía o la eficiencia energética, conceptos que no hay que confundir con la sostenibilidad,  podemos hablar de las instalaciones: calderas que consuman menos, iluminación led, etc. La iluminación Led está en alza porque, con el consumo que hace, tiene una potencia lumínica mucho más alta que la que generan las bombillas incandescentes antiguas.

Aparte de crear productos sostenibles, ¿en qué aspectos se enfoca la RSC de Sto?

En su RSE, Sto identidifica la I+D principalmente. Es decir, desarrollar elementos y una vez que lo tengas en el mercado, perfeccionarlos. Tenemos un equipo vinculado al desarrollo de las fórmulas de los materiales para buscar alternativas mejores. Gracias a este equipo, hemos logrado productos como el Sto Pure que hemos comentado anteriormente.

Este pilar de la RSC enfocado en la I+D está muy ligado también a otro pilar: el conocimiento y la educación. El gran valor de esta compañía es que cuando alguien tiene una idea, lo primero que se hace es describirla, plasmarla y regularla. A partir de ahí, se desarrolla.  

Pero vamos mucho más allá del desarrollo. En 2005 creamos la Fundación Sto, cuyo objetivo es compartir conocimiento con los estudiantes. Por ello, contamos con becas, programas de formación, eventos, etc. Una de las acciones que hacemos son las November Talks, que se celebran en seis ciudades de Europa durante el mes de noviembre. En estos eventos participa un arquitecto estrella que va a una universidad de prestigio para ofrecer una clase magistral. De esta forma, se crea cultura.

La segunda acción que realiza la Fundación son formaciones en las que se comparte el conocimiento a nivel internacional. Es decir, un grupo de estudiantes, por ejemplo de Alemania, vienen a España y comparten su conocimiento con estudiantes de este país. Y esto es muy importante para la compañía, que quiere crear cultura para el país porque ésta es la única forma de avanzar hacia la construcción sostenible.

Comentarios