Voluntariado: generosidad y compromiso con el desarrollo de las comunidades | Corresponsables.com España
ISO 26000:
 Participación Activa y Desarrollo de la Comunidad
Grupos de interés:
 Grandes empresas
Sectores:
 Financiero

Voluntariado: generosidad y compromiso con el desarrollo de las comunidades

05-12-2017
Pere Torrens, director de Cultura y Estrategia de Recursos Humanos de Banco Santander



Miles de personas en todo el mundo contribuyen cada día al progreso de la sociedad de una forma altruista con actividades de voluntariado. Comparten de forma generosa su tiempo, su ilusión y su solidaridad por ayudar a aquellos que más lo necesitan.  Muchas son las empresas que, conociendo lo importante que es para sus empleados mejorar la vida de las personas y de las comunidades, favorecen el voluntariado y su participación en otros proyectos con fines sociales.

Al mismo tiempo, son muchas las personas que valoran que la empresa en la que trabajen promueva el desarrollo sostenible de las comunidades donde operan. Este impacto hace que las empresas, grandes, medianas o pequeñas, sean cada vez más conscientes de su papel como ciudadanas, tanto en sus propósitos como favoreciendo actividades de voluntariado en sus equipos. En este sentido, Santander muestra su compromiso solidario en las dos facetas: a través de su misión de contribuir al progreso de las personas, las empresas, y la sociedad en general, así como a través de  la promoción del voluntariado en todas las geografías donde está presente.

En el Santander entendemos por voluntariado corporativo el conjunto de actividades que persiguen la involucración y participación, dedicando tiempo, capacidades y talento a iniciativas, proyectos y actividades que redunden en beneficio de la sociedad, en colaboración con entidades del tercer sector.

Ejes del voluntariado en Banco Santander

Entre nuestros principales ejes de voluntariado se encuentra la educación infantil, de niños y jóvenes, que complementa la labor del banco a favor de la educación superior a través de sus acuerdos con las universidades. Tres son nuestras líneas básicas de actuación en cuanto a voluntariado: la prevención del abandono escolar; la mejora de la empleabilidad para los jóvenes en riesgo de exclusión social, y la promoción de la educación financiera.

Con el voluntariado corporativo Santander añade al resto de su habitual actividad empresarial una vía para ayudar a la comunidad en sus necesidades y problemas más urgentes, en la búsqueda de soluciones y de progreso. Por otra parte, facilita que los empleados conecten sin intermediarios con una parte de la sociedad, en ocasiones, vulnerable. Les brinda la oportunidad de sentirse útiles, motivados, y en consecuencia orgullosos de pertenecer a una empresa que se preocupa por lo que sucede en su entorno más cercano. Como resultado, 63.865 empleados del banco participaron en 2016 en diferentes iniciativas solidarias, a las que dedicaron 140.304 horas laborales. Un compromiso con el que se apoyó a 260.000 personas.

Algunas iniciativas de ámbito global consiguen muy buenos resultados. Es el caso de la Semana somos Santander, que entre otros logros consiguió en 2016 un total de 51.854 kilos de alimentos en una gran recogida con la participación de empleados de Brasil, España –Santander España y Centro Corporativo-, México y Polonia. Pero la mayoría de las iniciativas tienen un carácter local, y materializan el compromiso con las personas y organizaciones con las que el banco trabaja cada día. Según las necesidades específicas cada geografía y del momento, se recogen alimentos, se realizan actividades centradas con el emprendimiento y la educación financiera, y también contra la vulnerabilidad social y la marginalidad.

Merece recordar, por ejemplo, cómo los empleados de Alemania se pusieron manos a la obra en 2016 y celebraron el Día de la Acción Social pintando paredes, y ayudando al mantenimiento de jardines y mobiliario de escuelas infantiles. Se desarrolla una actividad similar en Reino Unido mediante el programa Discovery Days scheme, que incluye actividades de jardinería, decoración y organización en apoyo a la labor de 114 entidades sociales del país.

Resulta asimismo reseñable el programa de mentoring del Centro Educativo Pescar Santander Río, en Argentina, así como el programa Escola Brasil, que implicó a más de 4.000 voluntarios por una mejor educación infantil en 183 escuelas, o el programa TECHO Chile, con el que los empleados del banco dedicaron su esfuerzo a la construcción y adecuación de casas de emergencia y sedes comunitarias en distintas zonas del país andino.

La educación financiera cobra especial protagonismo en España, donde una red de 433 voluntarios ha impartido en lo que va de año más de 18.000 horas de formación en todo el territorio nacional. El objetivo de estos programas es hacer más comprensibles los conceptos económicos, y dar apoyo y capacitación financiera en su toma de decisiones a niños, jóvenes, colectivos vulnerables, así como a emprendedores y empresas.

Aunque en realidad la educación financiera podría considerarse también una línea de acción global de voluntariado corporativo, ya que la desarrollamos en España y en otros nueve países: Argentina, Brasil, Chile, El Salvador, Estados Unidos, México, Polonia, Portugal y Reino Unido. En total, en 2016, nuestras iniciativas en este ámbito han ayudado a más de 300.000 personas, y han consolidado a la educación financiera como una importante línea de acción de nuestro voluntariado corporativo.

Comentarios